miércoles, 13 de marzo de 2013

Innovación a través del diseño :: Carolina Nohemi, Castillo Ortiz


Innovación a través del diseño.
Carolina Nohemi, Castillo Ortiz
Los diseñadores que pertenecen a la región de Lombardy, enfocándonos especialmente en Alessi y sus grupos de trabajo ‘Tea and Coffee Towers’, a diferencia de los diseñadores alrededor del mundo, no sigue las normas tradicionales del diseño, no se centra  en mejorar un producto o rediseñarlo; desde un principio sus diseños toman un rol propio, una identidad y un significado que ya está basado en una investigación, tanto del usuario como de la sociedad. Los productos que están hechos ‘allo Milano’ tienden a tener una larga vida, al ser únicos y de gran reputación por su calidad, los usuarios están al pendiente de los nuevos diseños que pueda sacar Alessi para su casa y vida diaria.
Lo que distingue a Lombardy de otras regiones es la imaginación y motivación de sus diseñadores. Alessi toma en cuenta 4 aspectos para tener un producto equilibrado; el costo, la funcionalidad, la comunicación visual del objeto y lo que puede o debe evocar.
El estilo Milano que utiliza Alessi combina aspectos locales y globales, aunque la  mayoría de sus diseñadores son italianos, han trabajado para el diseñadores de Francia, Alemania, Austria, China y Japón (entre otros). Esta característica clave permite tener un amplio criterio de lo que las diferentes sociedades y culturas esperan obtener de un producto.
Tanto los diseñadores de Lombardy, como alrededor del mundo, se enfocan en mejorar la calidad de vida mediante diseños que no solo resulten más prácticos para los usuarios, si no también más innovadores. Para estar en continuo desarrollo el diseñador debe tomar en cuenta las tecnologías que tiene a su disposición, así como el nivel de vida que haya en su respectivo país; seguir la economía de este para que aunque sea un objeto único, la mayoría de personas pueda obtenerlo.
Se debe abordar un problema, sea social o de un producto haciendo propuestas innovadoras, viendo todo desde una perspectiva nueva, no queriendo solo mejorar el producto si no también crear algo que sea mucho más funcional y durativo, unir conocimientos y habilidades con otros campos disciplinarios. Por ejemplo la evolución visual de un ordenador normal a una iMac que crearon Steve Jobs e Ive en 1998. Siendo Ive un diseñador industrial y Steve Jobs un empresario con iniciativa y amplio criterio, lograron crear una nueva forma de trabajo entre el hombre y la máquina, siendo la iMac no solo funcional para el usuario sino además agregando un mayor campo expresivo que las demás computadoras.
Tal y como dice Alessi al mencionar que se debe pensar en los mejores 10 diseñadores del futuro no del pasado, se debe tener siempre una visión futurística al momento de abordar un problema y su solución. No se debe quedar en lo básico u ‘old school’ del diseño, sino al contrario ir creando nuevas tecnologías, pensar en futuros usos y funciones que puede llegar a tener un objeto dentro de diferentes sociedades y culturas. Así el diseñador debe ser más creativo e innovador con el paso de los años para facilitar y mejorar la vida del usuario.


lunes, 11 de marzo de 2013

Innovando a través del diseño :: María José Gómez Viñolo


Innovando a través del diseño :: María José Gómez Viñolo
Innovating Through Design
“There is no such thing as an undesigned object- only an object that is well or poorly designed.”
Ésta es una de las últimas ideas que plantea en su artículo Roberto Verganti. No hay objetos sin diseño, sólo un objeto bien o mal diseñado. Después de todo, detrás de cada objeto siempre existe un proceso creativo, sea o no bueno. Ahora bien, ¿qué hace que un objeto esté bien diseñado? Si pensamos en la metodología de cuatro dimensiones de Alessi, debemos considerar costo, función, lo que el objeto comunica y lo que evoca. Esto implica pensar en el material, los colores, el fabricante, la superficie que abarca el objeto, qué tan atractivo es para el usuario, incluso qué clase de sonidos va a producir.
En el artículo ponen de ejemplo una tetera de Alessi (9093) hecha por el arquitecto Michael Graves. Esta tetera tiene una forma bastante común, con un área amplia en la base para calentar agua rápidamente, con una agarradera resistente al calor y un elemento divertido, un pequeño pájaro que ‘silba’ cuando el agua está caliente. Este pequeño detalle hace esta tetera distinta de otras, además de poner un ‘sello’ a la hora del desayuno. Esa pequeña ave de plástico es la encarnación del sonido característico de la tetera que indica que es hora de desayunar (como el olor a café). Dentro de la metodología de Alessi, es un buen producto.

Esta tetera en particular fue parte de un proyecto realizado en 1985. Alberto Alessi decidió que se requería una nueva visión en su línea de artículos de cocina y que lo más apropiado sería tener arquitectos extranjeros para crear este nuevo vocabulario. La razón principal de escoger arquitectos fue que son profesionistas que están acostumbrados a crear algo que seguirá siendo utilizado a futuro (pensemos en un edificio que será ocupado por más de una generación) y que debe seguir viéndose atractivo.
Por esta razón son importantes los trabajos interdisciplinarios. Tener diferentes visiones al crear un producto le da una riqueza mucho mayor que si se estuviera trabajando sólo con diseñadores. Después de todo, un economista y un diseñador tienen una agenda muy distinta y sus prioridades no son las mismas. Puede ser que a uno se le ocurra algo que el otro ni siquiera pensaría. Incluso personas de la misma profesión que sean de diferentes países pueden aportar un punto de vista distinto que finalmente ayuda a enriquecer un producto y ayudar a adaptarlo a un contexto global. Además tenemos la experiencia que se adquiere con trabajos interdisciplinarios. Se aprende de los colegas y el acervo personal de ideas se expande y enriquece.
Lo mismo aplica para compañías que trabajan en conjunto. Tener artículos hechos con la tecnología óptima es posible cuando distintas compañías se encuentran en este tipo de simbiosis (e.g. una compañía de diseño que utiliza la tecnología de otra compañía con credibilidad en el mercado). Hoy en día, hay tantas cosas por saber que sólo da tiempo de ver a fondo unas pocas. Al juntar estos conocimientos, se logra un producto que cubre los cuatro puntos de Alessi y que será más factible que sea atractivo para el cliente. Es una colaboración donde las ideas fluyen libremente y los resultados son más factibles a ser óptimos.
Por último tenemos la difusión del producto. En Alessi y demás compañías de estos grupos de diseño (design clusters), en vez de salir a ver qué quiere el cliente, se hace el producto y se comienza a exhibir en museos, en boutiques exclusivas, para que se comience a hablar de él. Una vez que esté grabado este nuevo producto en la mente de las personas como un exclusivo objeto de diseño, sale a la venta y el consumidor ya tiene en mente que desea este producto. Al asociarlo con la marca, se supone será de excelente calidad y al mismo tiempo será un objeto estético. Sería entonces como cada iPhone que sale. Se hace una gran campaña publicitaria, con anuncios y carteles que describen las virtudes del producto, tiempo antes de que salga el teléfono, para que en la fecha de lanzamiento, ya haya personas esperando afuera de la tienda para comprarlo.
Al crear un producto, buscamos que cubra tantos requisitos para que sea un buen diseño. Al comenzar estas relaciones simbióticas entre disciplinas, entre compañías, entre países, podemos lograr un diseño integral, funcional, estético, que comunicará algo al usuario, que le evocará algo, y tendremos un buen diseño.

Bibliografía

Verganti, Roberto. (2006). Innovating Through Design. Harvard Business Review.

viernes, 8 de marzo de 2013

Innovando a través del diseño :: Donata Kohlsdorf


Roberto Verganti: Innovating through design.

Cómo innovar el diseño. En el mundo en el que vivimos todo ha sido diseñado, desde la olla en la que cocinamos, pasando por los muebles de nuestras casas, hasta los aparatos médicos como un tomógrafo. "There is no such thing as an undesigned object- only an object that is well or poorly designed"(Verganti, 2006). El diseño ha ido evolucionando a través de los años marcando nuevas tendencias para los consumidores y adaptándose a sus necesidades. El artículo mencionado en el título, habla sobre el desarrollo de nuevos productos  y cómo el trabajo en equipo e interdisciplinario puede ayudar en su creación y en la concepción de ideas innovadoras. En la región de Lombardía en el norte de Italia se ha formado una comunidad de profesionales en diferentes áreas, artesanos, diseñadores, artistas, etc. que hacen posible que la investigación y el desarrollo se pueda realizar no sólo dentro sino también fuera de las empresas lo cual le da al diseño una libertad y flexibilidad que no tendría en un ámbito cerrado.
Los artículos nuevos se diferencian de manera radical en el diseño de sus antecesores y este diseño se enfoca en una nueva forma de vida, ya los productos no son sólo objetos necesarios para la vida cotidiana, son bellos, evocan sensaciones y emociones se convierten en alguna medida en objetos de arte. Esto hace que estén presentes en el mercado durante mucho tiempo y algunos adquieran el carácter de clásicos.
Hoy en día una de las decisiones más importantes que deben tomar los diseñadores antes de comenzar a diseñar un objeto nuevo, es si se quieren dejar llevar y guiar por las fuerzas del mercado (“tech-push,” y/o “market-pull”) o si quieren separarse de estas y crear algo que rompa con lo común.
En lo personal yo creo que el diseñador debe intentar impactar al mundo con sus diseños y creaciones, debe desarrollar objetos diferentes, innovadores, estéticos y ergonómicos, que rompan con los esquemas ya conocidos y propongan al consumidor un nuevo estilo y le ofrezcan una mejor experiencia en el uso. El éxito de éste método de diseño queda muy bien ejemplificado con la creación del hervidor de agua modelo 9093 diseñado por Michael Graves. Lo que hizo Graves fue tomar un objeto de uso cotidiano cuya función era casi únicamente utilitaria y le dio un diseño sencillo, práctico e innovador, con lo cual no sólo cambió la estética del producto sino también la experiencia del desayunar del consumidor.

Otra razón por la cual yo creo que es importante romper con los diseños tradicionales es el tipo de sociedad en la cual estamos viviendo. Hoy en día vivimos en un mundo de cambios e innovaciones constantes. Esto, para el diseñador, significa que para que su producto no se considere un producto ‘desechable’, o de vida corta, tiene que concebir objetos que resalten por su diseño y calidad y de esta manera tengan mayor longevidad. Una buena manera para lograrlo es que el diseñador no trabaje solo, sino que trabaje en un equipo interdisciplinario para que así cuando se está diseñando el producto,  pueda ser innovador en todos los aspectos de su composición. Un buen ejemplo que confirma los beneficios del trabajo en equipos interdisciplinarios, es la producción de electrodomésticos. Por lo general los fabricantes de estos, se van a enfocar principalmente en las innovaciones tecnológicas de sus productos, mientras que un diseñador se enfocaría principalmente en poder otorgarle nuevas experiencias sensoriales y estéticas al consumidor. Al juntar estas dos disciplinas en la producción del nuevo electrodoméstico, el resultado sería la producción de un objeto que ha sido innovado no sólo en su diseño exterior, sino que también ha sido innovada su tecnología, dando así como resultado un producto más completo. De esta manera el consumidor obtiene una mayor satisfacción de su producto y esto incrementa el ciclo de vida del producto.

Un factor que se podría considerar una complicación en el proceso de innovación en el diseño, es que el diseñar un objeto que rompa de manera brusca con lo tradicional puede asustar al consumidor. Por lo tanto se deben tomar en cuenta tres pasos de producción antes de llegar a la comercialización del producto.
El primer paso consiste en absorber, es decir tomar en cuenta las tendencias actuales, para de esta manera poder determinar y decidir nuevas tendencias en el diseño que romperán con lo conocido y la zona de confort de los consumidores. A partir de  proceso de análisis, el diseñador puede empezar a tomar decisiones sobre el estilo, los materiales y la tecnología que va a utilizar en sus diseños. Alessi tiene una metodología, que propone, como 4 pilares para la elaboración de cualquier producto, los temas de financiamiento, funcionalidad, comunicatividad y evocación, los cuales yo opino deberían ser lo primero en lo que piense el diseñador.
El segundo paso consiste en interpretar y preparar a los consumidores, ya que estos no han sido consultados durante el proceso de producción y por lo tanto no sabrían cómo entender el producto con el que están siendo confrontados. En teoría el producto se debería comenzar a fabricar primero como una edición limitada, la cual va a ser presentada en museo y vendida a coleccionistas muy respetados, de esta manera dándole un valor de colección al objeto. Para la comunidad de diseño más extendida se podría hacer un libro sobre el proceso de producción y la evolución de los prototipos, para así poder dar una mejor idea a los expertos y a los futuros consumidores sobre la evolución del producto y de ésta manera darles un mejor entendimiento sobre el producto.
El tercer paso es otra vez hacerle publicidad (como ya se hizo en el paso dos) al producto, antes de sacarlo al mercado, exhibiéndolo en museos y galerías para hacer que las personas empiecen a hablar otra vez de  y para que así se corra la voz y se incremente el interés por el producto.
Como se pudo uno dar cuenta al leer todos los objetivos y pasos a seguir para la producción y comercialización de un objeto innovado por su diseño cuyo propósito es impactar a la sociedad y dejar una huella en la historia de la humanidad, el proceso parece ser muy demorado y costoso. Esto puede llegar a ser un punto importante a considerar con respecto a la motivación del diseñador ya que muchas personas prefieren tomar el camino fácil y orientar sus diseños únicamente a las necesidades tecnológicas y/o de acuerdo con el mercado actual.

Verganti, plantea como la conclusión de su artículo una pregunta muy interesante: "Can it happen here?". En otras palabras, ¿es éste proceso una realidad para países o ciudades que no tienen un alto reconocimiento artístico? Verganti argumenta que  tipo de diseño es una realidad global. Yo también pienso que en cualquier ciudad y/o país se puede llevar a cabo este proceso de diseño ya que cada cultura tiene necesidades globales y locales. Las necesidades de un país generalmente van a variar mucho con respecto a las de otros países, a pesar de que estamos viviendo en un mundo globalizado. Las diferentes culturas, creencias, posibilidades económicas y niveles educativos de la sociedad son los factores que más diferencian las necesidades entre unos países y otros. Por lo tanto, se pueden crear objetos, ya sea pensados para la población total, o se puede innovar en el diseño de productos típicos del país, a través de los cuales se logre mejorar la calidad de vida de los consumidores. Un giro innovador en la estética tradicional de un objeto, lograría revivir y modernizar el diseño de este.
Otro argumento por el cual éste tipo de diseño no es exclusivo de lugares de tradición estética, muy sofisticados y ricos culturalmente, sino un posible método global, es que a mayor cantidad de habitantes de un país o región, más alta es la posibilidad de encontrar personas creativas.

Para finalizar, yo opino que por el tipo de sociedad en la que vivimos hoy en día y la mentalidad consumista de la población mundial actual, es muy importante que los diseñadores no sólo atiendan las necesidades de los consumidores, sino que también adquieran conciencia sobre la huella ecológica que va a dejar la producción y comercialización de su producto. Por lo tanto creo que es importante que cada diseño sea concebido para perdurar a través de los años sin perjudicar la estética de los objetos que lo rodean. En mi opinión esto sólo es posible si el diseñador a través de su producto logra marcar una nueva era en el diseño otorgándole una imagen innovadora a un producto que no tenía mayor valor estético y era principalmente un objeto utilitario.
Como último punto de mi conclusión, me gustaría resaltar que todos los diseñadores deberían empezar a enfocarse en utilizar materiales en sus diseños que brinden un ciclo de vida completo al producto y así ya sea poder reciclarlos, o que se descompongan y se puedan reintegrar al medio ambiente.

Bibliografía:
Verganti, o. (2006, 12 01). Harvard Business Review. Retrieved 02 17, 2013, from www.hbr.org